Sede

Sede Canónica

La Hermandad tiene su sede canónica en la Iglesia de Santa Bárbara de la Ciudad de Écija desde su fundación. El templo se halla enclavado en el ángulo sureste del rectángulo que forma la Plaza de España, abriendo su portada principal a la calle Jesús sin Soga y la lateral a la misma Plaza. Actualmente es filial de la Parroquia de Santa María, pero ostentó la categoría parroquial hasta comienzos del siglo XX.

El solar donde hoy se alza la iglesia fue el emplazamiento de un templo dedicado al culto imperial en la Astigi romana. También fue ésta la ubicación de una iglesia que se reservó al culto cristiano después de la conquista de la ciudad por los musulmanes y que perduró hasta el siglo XI. La historia documentada de este monumento comienza en el siglo XIII, cuando, tras la conquista de Écija por Fernando III de Castilla, se la erige como la tercera de las parroquias ecijanas en el Repartimiento de la ciudad y su término efectuado por Alfonso X en 1263. A finales del siglo XV se construyó la torre en estilo mudéjar, la cual fue dañada por un rayo el año 1892 y demolida hasta quedar convertida en una espadaña. Durante el siglo XVI se llevaron a cabo obras que no han llegado hasta nuestros días y el XVII es la época en que se completan retablos e imágenes. Fue el siglo XVIII, sobre todo su último cuarto, el que dio la fisonomía definitiva al templo. En 1782 se concluyó la nueva Capilla Sacramental, proyectada y dirigida por Antonio Matías de Figueroa, cuya cúpula fue decorada por las yeserías del genial maestro alarife ecijano Antonio Caballero. En octubre de 1790 el cordobés Ignacio Tomás realiza los planos para la construcción de la iglesia actual en estilo neoclásico, cuyas obras estuvieron interrumpidas durante algún tiempo, ya que el 16 de abril de 1854 se creó una Junta para su continuación, efectuándose la bendición del nuevo templo el 22 de marzo de 1855.

La construcción presenta al exterior las dos portadas citadas, de estilo neoclásico, en las que se reaprovecharon fustes romanos encontrados en los alrededores y pertenecientes a edificios del foro romano. Junto a la puerta de acceso al patio por la calle Jesús sin Soga se encuentra la capilla exterior donde se venera el lienzo del Nazareno de la misma advocación, que dio lugar al título de la Hermandad, y donde tuvo lugar la leyenda del milagro, datada en el siglo XV, aunque la reja se colocó en 1769.

El interior se compone de tres naves con arcos de medio punto sobre pilares, crucero, presbiterio y coro alto, donde se sitúa el órgano, de la segunda mitad del siglo XVIII y decoración rococó. En sentido transversal a las naves de la iglesia se abre la Capilla Sacramental, de una sola nave, pequeño crucero y cúpula decorada exuberantemente con yeserías, molduras, medallones y pinturas de los Sacrificios de Abel, Abraham, Aarón y Melquisedec. A los pies de la nave de la Epístola está la Capilla Bautismal, de planta circular. Desde el atrio de la entrada lateral se accede al antiguo archivo parroquial y a la Sala de Tacas, donde se conserva un magnífico aguamanil de mármol rojo del siglo XVIII. A la derecha del altar mayor se encuentra la Sacristía.

El retablo mayor es de estilo neoclásico, formado por columnas y frontón triangular. En la hornacina central se venera la imagen de Santa Bárbara, obra de Pedro Roldán fechada a fines del siglo XVII. La custodia y la diadema fueron ejecutadas por el platero ecijano José Francisco de Colmenares en 1770; la torre de plata es probable obra suya. A ambos lados están las efigies de los Sagrados Corazones de Jesús y de María, de principios del siglo XX, Cotitulares de la Hermandad. En las repisas laterales aparecen las imágenes de San Pedro Mártir y San Wistremundo, santos ecijanos que murieron martirizados en Córdoba el 7 de junio de 851.

A los pies de la nave central se halla el coro, con la sillería de más calidad artística de la ciudad de Écija, tallada por los hermanos Bartolomé y Antonio González Cañero en 1762 y decorada con rocalla, estípites, cabezas de ángeles y medallones con relieves de la Virgen del Rosario, santos y santas.

Los retablos de las naves laterales y el crucero son de estilo neoclásico, con hornacinas, pilastras o columnas y entablamentos clásicos, realizados en ladrillo estucado y pintado. En los de la nave derecha se cobijan las imágenes de la Virgen de la Paz, San Pedro, San José y San Juan Nepomuceno, mientras en los de la nave del Evangelio se encuentran una pintura de las Ánimas del Purgatorio, San Pablo, Patrón de la ciudad, obra del ecijano Salvador Gómez de Navajas de 1575, la Virgen del Patrocinio con el Niño, del siglo XVIII, San Miguel y la Capilla de la Virgen de la Antigua.

El retablo mayor de la Capilla del Sagrario es obra del maestro tallista José Araujo, que lo terminó el año 1786. Consta de tres calles y dos cuerpos, separados por estípites, y coronado por una pintura del Calvario, presentando decoración de rocalla en las puertas. En la hornacina central se aloja la imagen Nuestro Padre Jesús sin Soga, Titular de la Hermandad, salida de la gubia de José Montes de Oca en 1733, que sobresale por su perfección anatómica y su expresividad. A ambos lados se encuentran esculturas de San Fernando y San Luis de Francia. En los retablos laterales de esta capilla, de estilo barroco, se veneran imágenes de la Virgen de los Dolores, la Inmaculada, Santa Quiteria y San Blas. En un pedestal junto al presbiterio se da culto a Santa Ángela de la Cruz, Cotitular de la Hermandad, talla de los artistas sevillanos contemporáneos Francisco Fernández Enríquez y Darío Fernández Parra. En el lado derecho se abre la Capilla de Nuestra Señora de la Fe, Titular de la Hermandad, obra anónima de finales del siglo XVII, de gran expresividad en el rostro y manos entrelazadas, talladas en la misma pieza.

Sede Social

La Casa-Hermandad se ubica en dependencias anejas a la Iglesia de Santa Bárbara, distribuidas en torno al patio de la misma, y tiene acceso desde la calle Jesús sin Soga y desde la capilla donde se veneran los Sagrados Titulares.

Está formada por el Cuarto de pasos, donde se guardan los dos en los que procesionan las Sagradas Imágenes; la Secretaría, en la que se realizan los trabajos de esta parcela de la Hermandad y de la Tesorería; la Sala de Juntas, donde se celebran los Cabildos Generales y de Junta de Gobierno; la Sala de estar, donde se encuentran los hermanos y hermanas para la convivencia interna; las dependencias donde se guardan los enseres procesionales y de culto de la Hermandad; los servicios y el patio, en el que tiene lugar la convivencia cuando la meteorología lo permite y se celebran actividades propias de la Institución y lúdicas.

La Casa-Hermandad es el lugar de encuentro de los miembros de la Hermandad para propiciar el acercamiento entre los mismos, compartir actividades, poner en común proyectos, ideas e iniciativas y convivir humana y cristianamente, de tal manera que se refuercen los lazos de amistad y unión entre todos para el cumplimiento de los fines de la Corporación.

Se encuentra abierta los viernes de cada semana a partir de las ocho de la tarde y en los días de cultos y actividades de la Hermandad.

Política de Privacidad y Cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad y cookies